El cartel polaco

El cartel polaco ha sido un punto de inflexión en la historia del grafismo a nivel internacional. Adéntrate en este breve recorrido histórico para saber un poco más sobre él.

|

29 de mayo de 2012

|

Jerzy Flisak. 1959

Jerzy Flisak. 1959

Definido por el contexo histórico de su país y subyugado al régimen comunista, el cartel polaco fue una explosión de expresividad, intenciones y personalidad con la que cada autor se desprendió de los cánones marcados para marcar una nueva época.

A lo largo de este reportaje haremos un breve recorrido histórico siguiendo su evolución. Desde los inicios hasta su decadencia, pasando por su clímax y analizando sus puntos de inflexión más importantes.

 

Nacimiento

El cartel como expresión artística

Tras el colapso de la Mancomunidad Polaco-Lituana en 1795, Rusia, Austria y Prusia dividieron y se hicieron con el control del territorio polaco.
A finales del S.XIX la ciudad de Cracovia se estaba convirtiendo en la cuna artística y cultural de la nación, poblándose por artistas, poetas y escritores de toda Europa que traían consigo las tendencias modernistas de la época.

Mientras tanto, a poco más de un millar de quilómetros, el cartel acababa de nacer en Francia de la mano de Jules Chéret y la litografía a color.
Su influencia, junto con las de otros artistas como Toulouse Lautrec, hizo que no pasara mucho tiempo hasta que los artistas de Polonia aceptaran el cartel como nuevo medio de expresión artística.

Polonia se formó en el cruce de culturas entre este-oeste y eso se reflejó en sus carteles. Eran una combinación de la cultura autóctona, el arte bizantino y la inundación artística y cultural foránea. El folclore y la simbología nacional se entremezclaban con influencias del Jugendstil, los japonismos y el modernismo Europeo.

Los carteles solían utilizarse para anunciar actos artísticos, exposiciones, obras de teatro y ballets. Eso los hizo muy populares y facilitó que en 1898 se llevara a cabo en el Museo Municipal de Tecnología e Industria de la cuidad de Cracovia una exposición internacional de carteles (la primera de la historia)
El organizador de esta exposición y director del museo, Jan Wdowiszewski, escribió dos ensayos sobre el movimiento reconociendo el poder del cartel como espejo físico y mental de la sociedad, impulsando así la promoción del estilo nacional como verdadera independencia artística, cultural y política.

 

 

Edward Trojanowski. 1904

Edward Trojanowski. 1904

Karol Frycz. 1904

Karol Frycz. 1904

 

Kazimierz Sichulski. 1907

Kazimierz Sichulski. 1907

Henryk Kunzek. 1910

Henryk Kunzek. 1910

Karol Frycz. 1911

Karol Frycz. 1911

Evolución

El turismo y Stefan Norblin

Tras la Primera Guerra Mundial, Polonia recobró su independencia y renació bajo el nombre de Segunda República Polaca. En ese periodo de resurgimiento, el crecimiento de las industrias se intensificó enormemente, entre ellas el turismo.
Con el objetivo de crear una campaña de promoción nacional, el Estado designó a Stefan Norblin (1892-1952) como artista encargado de la realización de una serie de carteles.

Stefan Norblin era un artista plástico realista. Abordó el cartel como si de un lienzo se tratase y se caracterizó por el uso de imágenes obvias, formas reconocibles y siluetas claras para asegurarse la lectura del espectador.

Este es uno de los primeros puntos de inflexión en lo que respecta al transcurso de la evolución del cartel polaco. Se desarraiga tímidamente del modernismo foráneo para concentrarse en una gráfica autóctona y popular, fácil de asimilar para el espectador y con un carácter de comunicación fuertemente marcado.

 

Stefan Norblin. Sin fecha

Stefan Norblin. Sin fecha

Stefan Norblin. 1925

Stefan Norblin. 1925

Stefan Norblin. 1925

Stefan Norblin. 1925

 

Stefan Norblin. 1928

Stefan Norblin. 1928

Stefan Norblin. 1929

Stefan Norblin. 1929

 

La publicidad y Tadeusz Gronowski

El desarrollo de las industrias también supuso un crecimiento notable en el comercio polaco. El mercado comenzó a saturarse con productos nuevos y de gran variedad haciendo necesaria la publicidad como salto cualitativo ente marcas. El cartel fue el medio de comunicación elegido para llevar a cabo esa tarea.
Las exigencias del mercado hicieron que estos carteles usasen un lenguaje visual sencillo para poderse comunicar de la manera más directa con el espectador.

Los estudiantes de arquitectura de Varsovia fueron los creadores más prolíficos de este periodo. Éstos no estaban sujetos al lastre académico que podrían tener los artistas plásticos de la generación anterior y comenzaron a aplicar las reglas de la geometría en los carteles.

Entre estos estudiantes estaba Tadeusz Gronowski (1914-1956), el primero en especializarse en el arte del cartel.
Solucionando las nuevas necesidades a las que se enfrentaba la publicidad y usando un amplio abanico de técnicas, creó los carteles más impactantes de la época con un diseño de imagen sencilla y texto frugal (tomado del racionalismo suizo y la vanguardia europea). Sintetizaba las imágenes y las palabras hasta que el contenido era expresado a través de su más simple presentación.

Gronowski abordaba el cartel como un medio en sí mismo. No adaptaba el estilo pictórico al cartel sino que veía en él la oportunidad de crear algo nuevo, una nueva forma de expresión artística.
Es uno de los primeros autores en combinar conscientemente la tipografía con la ilustración, y lo que es más importante: en vez de apostar por la obviedad prefiere ofrecerle al espectador una mirada diferente sobre la temática.

 

Tadeusz Gronowski. 1923

Tadeusz Gronowski. 1925

Tadeusz Gronowski. 1925

 

Tadeusz Gronowski. 1926

Tadeusz Gronowski. 1926

 

Tadeusz Gronowski. 1927

Tadeusz Gronowski. 1931

Tadeusz Gronowski. 1934

 

Los arquitectos de Varsovia

En los años treinta, los profesores Zygmunt Kaminski (1888-1969 ) y Edmund Bartlomiejczyk (1885-1950) tomaron el relevo del trabajo y la mentalidad de Gronowski.
Gracias a sus obras y a la de muchos otros autores, la arquitectura comenzó a verse como la Gesamtkunstwerk (obre de arte total), la suma de artes aplicadas a una función específica y práctica.

Combinaron el enfoque de Gronowski con un sentido técnico de la composición, la proporción natural y la incorporación de la tridimensionalidad. La característica más importante que incorporaron al cartelismo polaco fue la de adaptar el estilo gráfico al tema concreto de los carteles. De esa manera los carteles de productos mecánicos se realizaban con líneas duras y formas geométricas, los carteles de comedías teatrales con formas suaves y toques de humor, y usaban las composiciones dinámicas para los eventos deportivos.

 

Jan Mucharski. 1927

Edmund Bartłomiejczyk. 1929

J. Hryniewiecki, A. Stypinski. 1930

 

Stefan Osiecki. 1931

Stefan Osiecki. 1931

M. Nowicki y S. Sandecka. 1934

M. Nowicki y S. Sandecka. 1934

M. Nowicki y S. Sandecka. 1934

M. Nowicki y S. Sandecka. 1934

 

Autor desconocido. 1934

Autor desconocido. 1934

M. Nowicki y S. Sandecka. 1935

M. Nowicki y S. Sandecka. 1935

Stefan Osiecki. 1935

Stefan Osiecki. 1935

 

La institucionalización del cartel.

En 1939 estalló la Segunda Guerra Mundial y poco después Polonia fue ocupada por la Alemania nazi y la Unión Soviética. El azote devastador que todos conocemos no pasó por alto a este país y se llevó a más de seis millones de polacos a la tumba. Al finalizar la guerra, emergió de sus cenizas como la República Popular de Polonia, bajo un régimen comunista de influencia soviética.

El nuevo gobierno vio la necesidad de difundir una nueva estética para que las nuevas instituciones fuesen aceptadas por el pueblo. Con ese objetivo se creó el Estudio de Cartel de Propaganda, establecido en la ciudad de Lublin.

El gobierno facilitó una lista de frases usadas en la propaganda soviética y patrones gráficos usados por la TASS (Agencia Telegráfica de la Unión Soviética). Se elaboraron normas gráficas para crear un método de trabajo para los carteles de propaganda, introduciendo un nuevo lenguaje visual con imágenes cargadas de simbolismo, color y patrones estilizados influenciado por el cartel propagandístico de la Unión Soviética.

Este periodo marcó el transcurso del cartelismo polaco al aparecer el primer cartel institucionalizado, hecho que daría paso al fenómeno conocido como Escuela de Cartel Polaco.

 

Zbigniew Kaja. Sin fecha

Zbigniew Kaja. Sin fecha

Oracz. 1944

Oracz. 1944

 

Tadeusz Trepkowski. 1945

Tadeusz Trepkowski. 1945

Wojciecha Zamecznika. 1949

Wojciecha Zamecznika. 1949

Wojciecha Zamecznika. 1949

Wojciecha Zamecznika. 1949

 

Włodzimierz Zakrzewski. 1950

Włodzimierz Zakrzewski. 1950

Trepkowski Tadeusz. 1952

Trepkowski Tadeusz. 1952

Włodzimierz Zakrzewski. 1955

Włodzimierz Zakrzewski. 1955

 

Clímax

El cartel cinematográfico

En los años cincuenta y sesenta el ambiente bélico se calmó y dio paso a lo que supuso la edad de oro del cartelismo polaco gracias a la industria cinematográfica que, al igual que todo lo demás en Polonia, estaba controlada por el Estado.
Habían dos instituciones responsables de la reproducción de carteles: Film Polski y Centrala Wynajmu Filmow. Para ellas trabajaron un gran número de autores diferentes, lo que supuso que cada cartel tuviese una voz individual. Gracias a ello ese periodo estubo marcado por tener diferentes estilos.

Con la muerte de Iósif Stalin en 1953, el Estado volvió a abrir un pequeño hueco para la expresión artística siempre y cuando estuviese sujeta a los cánones de censura estipulados. A raíz de aquí y durante los siguiente años aparecerían las grandes obras del cartelismo polaco.
La explicación más lógica a este hecho es la confluencia de tres situaciones:

  • El cartelismo era básicamente el único medio de expresión artística individual que el Estado permitía.
  • El Estado no se preocupaba de cómo se veían los carteles
  • El trabajo fuera de las restricciones comerciales del capitalismo era ilegal y, por lo tanto, todo trabajo gráfico que no fuese el cartelismo estaba prohibido. Por eso los diseñadores, pintores y artistas gráficos no tuvieron otra opción que dedicarse plenamente a esa tarea.

En este periodo el cartel era impulsado por el propio autor y no por un estudio. Tanto la realización como el resultado final era más parecido al de una obra de arte que al de un trabajo comercial y la diferencia más notable respecto a sus antecesores era la total libertad que tenía el autor sobre sus obras.
Estos autores consiguieron crear una gráfica inspirada en las películas pero sin mostrarlas. En el cartel polaco no habían grandes estrellas de cine saltando sobre explosiones ni primeros planos de la cara del protagonista, incluso en muchas ocasiones el cartel no hacía referencia directa al título. En el cartel polaco se jugaba con el concepto, con la simbología y con la lectura entrelíneas.

 

Jan Lenica. Sin fecha

Jan Lenica. Sin fecha

Jerzy Flisak. 1947

Jerzy Flisak. 1947

Henryik Tomaszewski. 1948

Henryik Tomaszewski. 1948

 

Piotr Borowy. 1956

Piotr Borowy. 1956

Alicja Waszewska Laurman. 1957

Alicja Waszewska Laurman. 1957

Hurbert Hilscher. 1957

Hurbert Hilscher. 1957

 

Waldemar Swierzy. 1957

Waldemar Swierzy. 1957

Waldemar Swierzy. 1957

Waldemar Swierzy. 1957

Waldemar Swierzy. 1957

Waldemar Swierzy. 1957

 

Wiktor Gorka. 1958

Wiktor Gorka. 1958

Jerzy Flisak. 1959

Jerzy Flisak. 1959

Jerzy Flisak. 1959

Jerzy Flisak. 1959

 

Wiktor Gorka. 1961

Wiktor Gorka. 1961

Bohdan Butenko. 1962

Bohdan Butenko. 1962

Andrzej Onegin. 1962

Andrzej Onegin. 1962

 

Eryk Lipinski. 1962

Eryk Lipinski. 1962

Jerzy Flisak. 1962

Jerzy Flisak. 1962

Jerzy Flisak. 1962

Jerzy Flisak. 1962

 

Jerzy Flisak. 1962

Jerzy Flisak. 1962

Witold Janowski. 1962

Witold Janowski. 1962

Jerzy Flisak. 1963

Jerzy Flisak. 1963

 

Jerzy Flisak. 1963

Jerzy Flisak. 1963

Jerzy Flisak. 1964

Jerzy Flisak. 1964

Jan Lenica. 1966

Jan Lenica. 1966

 

Jan Lenica. 1966

Jan Lenica. 1966

Maciej Zbikowski. 1966

Maciej Zbikowski. 1966

Jerzy Flisak. 1967

Jerzy Flisak. 1967

 

Jerzy Flisak. 1967

Jerzy Flisak. 1967

Liliana Baczewska. 1967

Liliana Baczewska. 1967

Maciej Hibner. 1967

Maciej Hibner. 1967

 

Marek Mosinski. 1967

Marek Mosinski. 1967

Wiktor Gorka. 1967

Wiktor Gorka. 1967

Eryk Lipinski. 1968

Eryk Lipinski. 1968

 

Jerzy Flisak. 1968

Jerzy Flisak. 1968

Wiktor Gorka. 1968

Wiktor Gorka. 1968

Jerzy Flisak. 1969

Jerzy Flisak. 1969

 

Para poder comprobar lo alejados que estaban gráficamente del resto de carteles cinematográficos de la época, vamos a ver un ejemplo comparativo de carteles realizados para la película La Gran Evasión de distintos países:

 

Alemania

Alemania

Argentina

Argentina

Australia

Australia

 

Bélgica

Bélgica

Estados Unidos

Estados Unidos

Finlandia

Finlandia

 

Francia

Francia

Polonia

Polonia

 

Decadencia

La privatización

En 1968 se creó Museo del Cartel en la ciudad de Wilanów (el primer mueso de carteles del mundo), pero el auge del cartel polaco no duraría mucho más.
A mediados de los sesenta y durante la década siguiente la fuerza del cartel se fue reduciendo.

En los años ochenta el pueblo se opuso fuertemente al régimen comunista que cada vez era más opresivo. El cartelismo, que estaba vinculado al Estado, fue perdiendo fuelle hasta que en 1989 acontecieron tres sucesos que acabaron por robarle su último aliento y hacerlo desaparecer: las Revoluciones de 1989, el derroque del comunismo y la privatización de la industria cinematográfica.

 

Maciej Zbikowski. 1970

Maciej Zbikowski. 1970

Eryk Lipinski. 1971

Eryk Lipinski. 1971

Jerzy Flisak. 1971

Jerzy Flisak. 1971

 

Wiktor Gorka. 1971

Wiktor Gorka. 1971

Jerzy Flisak. 1972

Jerzy Flisak. 1972

Jerzy Flisak. 1973

Jerzy Flisak. 1973

 

Jerzy Flisak. 1973

Jerzy Flisak. 1973

Wiktor Gorka. 1973

Wiktor Gorka. 1973

Eryk Lipinski. 1975

Eryk Lipinski. 1975

 

Witold Janowski. 1975

Witold Janowski. 1975

Jerzy Flisak. 1977

Jerzy Flisak. 1977

Wasilewski Mieczyslaw. 1978

Wasilewski Mieczyslaw. 1978

 

En definitiva, podemos considerar al cartel polaco como uno de los puntos de inflexión más importantes dentro de la historia del grafismo. La censura a la que estuvo sujeto ayudó a confeccionar una manera de comunicación indirecta a través de una imagen clara y fuerte, capaz de sorprender. Ese es el legado que nos dejó y su influencia puede verse ilustradores de todo el mundo.

 

Fuentes:
- Andrea Austoni. The legacy of polish poster design. Smashing Magazine
- Bárbara Paciorek. Cartel Contemporáneo Polaco 1945-2006. UAM-X, CyAD. 2011
- Bernardo Ruiz. Diseño polaco en la Segunda Guerra. 25 Horas
- Polinia. Wikipedia
- Galeria Plakatu Kraków
The Art of Poster
Polish Film Posters
Polish Posters
Wilanów Poster Museum
Learn About Movie Posters
- Polish Poster Gallery

 

Miguel Montaner
Miguel Montaner
Ilustrador freelance. Desarrolla su profesión colaborando habitualmente en prensa y otros ámbitos de la ilustración. Entre trabajo y trabajo también es cofundador y codirector de Crean.

9 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

  1. Que grande, Miguel! Necesitaré tiempo para absorver tanta información. Enhorabuena por el post.

  2. Menos stress que con PANDEMIA :))
    Buen reportaje, buena información y buenos carteles Miguel.
    Un abrazo

  3. Errata

    Super interesante. Sois unos cracks

  4. Shelly Herrera

    Excelente contenido,la base primordial en la que me guíe para mi tésis felicidades!!!

  1. Pingback: http://araceliherrera.wordpress.com/2012/10/15/el-cartel-como-expresion-artistica/